Historia

   Nace en mayo de 2008, en la Ciudad de México después de la experiencia vivida por una familia ante la pérdida de su hijo.

Durante el acompañamiento de familiares, amigos y desconocidos, recibieron un inesperado y enriquecedor apoyo espiritual y emocional que les permitió afrontar el sufrimiento de una manera diferente.

El amor de Dios manifestado en este acompañamiento los envolvió y penetró en  su experiencia de sufrimiento y transformo sus corazones, llenándolos de un dolor gozoso y una paz inexplicable que aún perdura.

De esta cercanía constante se produjo la formación de un grupo de matrimonios y mujeres, que al ver la paz con la que venían prosperando su duelo los invitaron a explorar maneras de ayudar a otros padres en situaciones similares.

Se trataba de compartir lo aprendido con cualquiera que se enfrentara a una situación similar y ayudarles a vivirlo con paz; esa paz que un corazón afligido por el dolor está buscando desesperadamente.

2008

De las primeras reuniones informales surgió el nombre de Acompaña y su lema.

Se produce la primera versión escrita y formal de lo que pretendía ser Acompaña, haciendo su presentación el 26 de mayo en la Ciudad de México.

Se establece como centro de operaciones la propia casa de la familia Cors donde además de las juntas de trabajo, alberga el primer grupo de apoyo mutuo participando en él, hasta 25 señoras con pérdida.

Desde ahí, el grupo de apoyo GAM se convierte en el eje fundamental del servicio de la obra Acompaña.

A partir de 2010 inician las voluntarias la capacitación continua con cursos y seminarios.

En 2011, se abre grupo en Tecamachalco y poco después en Satélite.

En 2013, se capacitan las primeras integrantes del grupo de apoyo para abrir nuevos grupos en diferentes partes de la CDMX y EUA (Dallas).

 

   En 2014, el Dr. Jorge Montoya del Instituto Bowlby, ayuda a madurar con su experiencia y asesoría la manera como se realizaba el acompañamiento en el duelo. Se formaliza alianza con Instituto Bowlby.

Para 2015 se formaliza como una Asociación Civil para trabajar de manera institucional y extender su ayuda en México y el extranjero.

Comienza el primer grupo de apoyo para hermanos.

En 2016, se realiza un trabajo muy profundo y extenso para la profesionalización de la Fundación con la asesoría de Fundación Merced.

Se lleva a cabo una alianza de colaboración en 2017 con el Centro San Camilo de Guadalajara y se implementa el taller ViDA como otra forma de acompañamiento.

En este mismo año, se inicia el primer grupo para matrimonios y se establece Consejo Directivo.

En 2018, se realiza la primera convención nacional en la ciudad de Veracruz y Acompaña se convierte en donataria autorizada.

En 2021, se realizará la segunda Convención Nacional en la ciudad de Chihuahua.

Misión

Acompañar y promover una cultura de duelo de manera profesional en México y EUA, a través de formación de grupos de apoyo, capacitación de personas interesadas, a familias que han perdido un ser querido, en especial a un hijo, para enfrentar la pérdida y lograr recuperar la paz, esperanza y sentido de vida.

Visión

Fomentar comunidades que conocen, brindan apoyo y afrontan las pérdidas de manera sana y efectiva.

Ser una organización más consolidada y reconocida en México y el extranjero por nuestro trabajo que logra familias fortalecidas después de la pérdida de un ser querido.

Cultura Institucional

  • Somos un grupo de madres y padres de familia, hermanos y profesionales, que movidos por el amor, acompañamos a otras familias en los momentos de sufrimiento por la pérdida de un ser querido.

  • El apoyo es ofrecido principalmente a través de personas que han vivido la misma experiencia, ya que nadie puede comprender mejor lo que está viviendo.

  • Tenemos un sentido integrador de la familia.

  • Procuramos un proceso diferenciado para cada uno de sus miembros.

  • Fomentamos la cultura de ”duelo” a través de cursos, talleres, simposios y conferencias.

  • No somos un grupo religioso, sólo somos puente para llevar a quien lo necesite, el Amor Misericordioso que Dios quiere derramar para consolar y restaurar al que sufre.

    *Incluyente para personas de cualquier credo.

Nuestras creencias y valores

Servicio

  • Pureza de intención

  • Colaboración desinteresada

  • Relación de amistad y empatía

Compromiso

  • Responsabilidad personal

  • Actitud de esfuerzo y esperanza

  • Optimismo realista

  • Cumplimos nuestra palabra

Respeto

  • Confidencialidad

  • No juzgamos

  • No descalificamos

  • Reconocemos la dignidad personal

Integridad

  • Honestidad

  • Franqueza

  • Justicia

  • Entereza moral y rectitud